¿Por qué hoy es importante que su cartera tenga una buena defensa?

De niño jugaba al fútbol prácticamente todos los días.

Recuerdo aquellos torneos que disputábamos con mis compañeros de colegio los sábados por la mañana, en donde la pasión por el fútbol se hacía notar en los campos de fútbol

Si bien jugábamos torneos de 7, la mayoría de nosotros entraba al campo con esa motivación que nos hacía correr detrás de la pelota desesperadamente.

Claramente nos olvidábamos del verdadero objetivo del juego, no respetábamos ninguna estrategia o táctica, solo queríamos tener la pelota, correr y chutar a la portería contraria.

No pensábamos en los riesgos de cubrir una marca o cómo quedaríamos parados frente a la ofensiva del rival.

Claro, a nadie le gustaba marcar y defender, todos querían regatear y meter goles.

Esa misma ansiedad se ve reflejada en las inversiones bursátiles. Lo primero que pregunta un inversor principiante es: ¿cuánto voy a ganar con esa acción?

Lo primero que tenemos que aprender es a elaborar una estrategia, que sea consistente con nuestros objetivos de inversión y los riesgos que estamos dispuestos a asumir.

Imagine la siguiente situación.

Hay un partido decisivo para pasar de ronda, el equipo A tiene un tiro desde la esquina a su favor y decide asumir el riesgo de que su arquero vaya a cabecear al área del equipo B.

Eso supone mayores posibilidades de anotar un gol, ¡pero también un mayor riesgo de que el equipo B consiga anotar aprovechando un contragolpe con la defensa del equipo A totalmente vulnerable!

Lo mismo pasa cuando los inversores se dejan llevar por la codicia, se olvidan de la estrategia, se exponen a riesgos innecesarios, y todo se desmadra.

Parte de mi filosofía de inversión consiste en diseñar un plan de inversiones a medio plazo, en base a los objetivos que cada inversor se proponga. Lo que no quita que haya margen para especular o realizar inversiones agresivas.

Hay una frase muy popular en el fútbol que dice: “Un delantero puede ganar un partido, una defensa el campeonato”.

Es decir, una cartera modelo en circunstancias de incertidumbre en los mercados, debe tener la mayor exposición en activos defensivos, ya sean bonos de renta fija o determinadas acciones defensivas. (En las próximas líneas le hablaré sobre ellas)

Recuerde el ejemplo del portero en el área contraria y pregúntese ¿Vale la pena arriesgar más? Deje el porcentaje más pequeño de su cartera para especular. Los activos con potencial de crecimiento le pueden brindar retornos exponenciales, pero se expone a riesgos mucho mayores.

¿Por qué le hablo de todo esto?

Porque desde principios de octubre, la volatilidad de los precios de las acciones se apoderó de los mercados bursátiles. Es indispensable fortalecer la defensa de nuestro portafolio.

Observe el siguiente gráfico del índice VIX, que en varias ocasiones lo hemos nombrado y llamado como el termómetro que mide el riesgo en el mercado.

Una de las formas de incrementar la defensa de su cartera de inversión, es aumentando la exposición en acciones defensivas.

¿Qué son las acciones defensivas?

Las acciones defensivas son aquellas acciones que de manera constante realizan pagos de dividendos.

Este tipo de acciones, vinculadas mayormente al sector de consumo, se desligan de los momentos complicados del ciclo económico y su desempeño no tiene relación directa con los ciclos de la economía.

Dicho de otro modo, cuando hay fuertes caídas, estas acciones mantienen un mejor rendimiento que las demás, aunque cuando el mercado sube, su desempeño es constante y modesto.

¿Cómo detectar empresas defensivas?

Una manera de detectar este tipo de empresas es analizar su coeficiente beta (β). Este indicador mide el grado de variabilidad de la rentabilidad de una acción, respecto a la rentabilidad promedio del «mercado» en que se negocia.

Cuanto más volátil es una acción con respecto al índice del mercado, mayor será su riesgo.

Cuando su beta es inferior 1 (y aquí entra el carácter defensivo), la acción registra una menor variabilidad que su índice de referencia o posee para el mercado un menor riesgo.

Usted puede ver la beta de una acción desde el portal de Yahoo Finance.

Observe estos dos ejemplos:

En el primer caso, la empresa MercadoLibre (MELI) tiene una beta de 1,97, con lo cual claramente es una acción ofensiva, de alta volatilidad.

En el segundo caso, la empresa Conagra Brands (CAG), tiene una beta de 0,28. Esta empresa alimenticia que opera en Estados Unidos es un claro ejemplo de empresa defensiva.

Si quiere saber más acerca de este tipo de empresas, puede conocer nuestros reportes y cartera de inversión en Renta Vitalicia.

Finalmente recuerde siempre este consejo…

“Así como en el fútbol una defensa sólida puede hacerle ganar un campeonato, en los mercados blindar una cartera con activos defensivos y de dividendos, lo ayudarán a proteger sus ahorros en el largo plazo”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>