No venda sus acciones sin leer esto

Un estudio lo revela
Los inversores profesionales son muy buenos para comprar acciones, pero a la hora de vender… los resultados no los favorecen. 

Un estudio realizado por un grupo de académicos de la Booth School of Business de la Universidad de Chicago y de la Carnegie Mellon University de Pensilvania, confirma esta teoría.

Se sometió a un grupo de profesionales de los mercados para ver cómo su capacidad y conocimiento en la materia les permitía obtener mejores resultados en la compra y venta de acciones, en comparación el promedio de los inversores.

Las conclusiones fueron muy interesantes.

En primer lugar, el estudio demostró que los inversores profesionales demuestran una habilidad superior cuando compran acciones. 

Las compras de acciones tuvieron en gran medida, mejores resultados que la media y superaron los rendimientos de referencia.

Sin embargo, las decisiones de venta fueron significativamente peores que la media, tal es así, que lanzar una moneda al aire hubiera sido una mejor estrategia en términos de rendimiento neto anual.

La evidencia es real
Ahora bien, hubo dos condiciones que tentaron a los inversores profesionales a vender sus acciones y obtener resultados menores a la media.

1- Si una acción bajaba demasiado, prevalecía una fuerte tentación de vender y asumir la pérdida; 

2- De la misma manera, si la acción se disparaba en poco tiempo, la tentación de vender y tomar ganancias era lo más común.

Esa actitud de frenar las pérdidas o hacerse de ganancias rápidamente, suponía un gran problema, ya que no se estaba interpretando el momento correcto para vender una determinada posición.

Ahora bien… ¿Se aplican estas conclusiones en la práctica real?

En una segunda etapa del estudio al que hacía referencia, se mostró evidencia de que los principales administradores de dinero en Estados Unidos tendían a comportarse de esa manera, sobretodo en períodos de mucha volatilidad en los mercados.

Parece que todo se reduce al estrés. Cuanto mayor es la incertidumbre, más tentador se vuelve tomar decisiones apresuradas y liberar esa tensión en aumento.

La realidad es que según el estudio, los inversores más experimentados y los administradores de grandes capitales de Wall Street han sido víctimas del estrés del mercado y terminaron cometiendo los mismos errores que los pequeños inversores.

Vender una acción solo porque se ha disparado o ha caído, sin una estrategia que respalde la decisión es un gran error.

El famoso “Triple Techo”
Uno de los interrogantes que todo inversor alguna vez se ha planteado, es acerca del momento justo para vender una acción teniendo en cuenta solo los movimientos de precios del mercado, dejando de lado los fundamentos de la compañía a largo plazo.

Para ello el análisis técnico es una herramienta de gran ayuda. La gran pregunta se reduce a saber si la tendencia vigente continuará o no. Y para ello, una de las figuras más importantes es la formación de los triples techos.


Conceptualmente, el triple techo es un patrón de cambio de tendencia alcista a bajista y suele aparecer en la recta final de una tendencia alcista. Está formado por tres máximos consecutivos al mismo nivel de precio, intercalados entre ellos con suelos o precios mínimos.

El común de los inversores suelen vender automáticamente sus acciones cuando los precios tocan un máximo, porque por definición, la presión de venta superaría la presión de compra.

Sin embargo, preste atención a lo que decía Jesse Livermore, uno de los traders más exitosos de la historia en relación a esto: “Nunca intente vender en el techo. No es inteligente. Venda después de la reacción de los precios”.

Lo que Livermore dice a raíz de su experiencia, es que una decisión más inteligente es esperar a vender una vez que los precios caigan luego de tocar el máximo, o vender posteriormente a la posible ruptura del techo a precios mucho más altos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>