La clave para tener éxito en el mercado

He tenido la posibilidad de hablar con muchas personas acerca de esto.

Es más, lo he vivido en carne propia.

¿Alguna vez se preguntó por qué hay inversores que tienen muchísimo éxito en el mercado mientras otros fracasan rotundamente?

Y esto más allá de las diferencias en cuanto al nivel de conocimiento, el monto del capital invertido o el tipo de instrumento financiero en cuestión.

Estoy hablando de inversores con características similares, que corren una suerte distinta en el rendimiento de sus inversiones.

El mercado siempre es el mismo, lo que diferencia a un inversor de otro, es la decisión que se toma en cuanto a la compra o venta de un determinado activo.

Quizás en un mercado con una tendencia bien definida no se note demasiado. Pero en momentos tan volátiles como ahora… tomar la decisión correcta es vital.

¿Por qué un inversor puede tener éxito y otro vivir de fracaso en fracaso?

Como usted sabe, hay un componente emocional que juega un papel fundamental a la hora de tomar una decisión de inversión.

Esto puede suponer un gran obstáculo para tener éxito.

¿Será que el inversor se siente inseguro de la decisión que irá a tomar?

¡Totalmente!

Le decía anteriormente que lo viví en carne propia…

Recuerdo que al abrir mi cuenta personal en Interactive Brókers, comencé a realizar mis primeras operaciones en la versión simulada (con dinero ficticio) y era increíble la seguridad que tenía para comprar un activo.

Pero todo cambió cuando comencé a trabajar con la cuenta real, cada vez que tenía que hacer una operación lo pensaba una y otra vez.

Incluso he desistido varias veces, y he perdido grandes oportunidades en el mercado por este mismo motivo.

La verdadera razón que limita o impide a una persona a tomar una decisión de este tipo, es el miedo a que algo salga mal.

Imagine si cada operación que usted estaba a punto de tomar, hubiese tenido la mayor probabilidad de éxito.

No es ninguna fantasía. De hecho, así es como los inversores exitosos ganan constantemente en el mercado.

Y así es como usted debe manejar su cartera.

Cuando está seguro de algo, no titubee… sólo hágalo.

Este círculo vicioso de la indecisión puede ocasionar serios estragos en su cuenta comitente.

Déjeme ilustrarle un ejemplo…

Seguramente en más de una oportunidad ha encontrado una acción que le gusta, le ve potencial de crecimiento, considera que tiene sólidos fundamentos, pero, como me pasaba a mí… estuvo a punto de enviar la orden de compra y, a último momento, se arrepintió.

Imagine que al poco tiempo, esas acciones suben. Lo primero que pensará es que ha perdido una excelente oportunidad, y se lamentará por no haber hecho lo que sentía que debía hacer.

Cuando eso sucede varias veces, normalmente uno se promete a sí mismo que no volverá a ocurrir la próxima vez.

Entonces cuando ese momento llega y aparece la misma inquietud que antes, seguramente va a decidir actuar y tomar la decisión de comprar esas acciones.

Solo que esta vez, las acciones en lugar de subir, comienzan a bajar de inmediato y usted lamenta instantáneamente su decisión.

Probablemente no soportará ver esa pérdida en su cartera, siente que está enloqueciendo y venderá las acciones para sacarse esa presión de encima.

Mientras está pensando en volver a realizar alguna otra operación, ve que esas acciones comenzar a subir al poco tiempo, tal como usted pensaba originalmente… pero lamentablemente ya no las tiene en su poder.

Este ciclo puede repetirse con frecuencia, desperdiciando una gran cantidad de oportunidades, y lo más común es que termine odiando al mercado y diciendo ¡esto no es para mí!

Entonces… ¿qué es lo que pasa?

La duda en la toma de decisiones surge porque usted no ha definido una estrategia de inversión acorde a sus necesidades financieras y perfil como inversor.

El éxito se reduce simplemente a tener una estrategia y respetarla a rajatabla.

Supongamos que usted es un inversor de mediano plazo, que le gustan las acciones distribuidoras de ingresos, como yo.

Está pensando en distintas alternativas de inversión.

Solo asigne diferentes ponderaciones a su portafolio de acuerdo al riesgo que está dispuesto a asumir, defina el plazo que destinará a dicha inversión… y entonces no dudará al momento de realizar la transacción.

¿Le da miedo tener una pérdida de capital?

Entonces utilice los “stop loss”, de esa manera podrá recortar posibles pérdidas de capital que no esté dispuesto a tolerar.

Esta es la verdadera clave que le permitirá evitar afirmaciones como “debería” o “no debería haber comprado”, porque sabe que en su estrategia ha contemplado las probabilidades de éxito en un determinado lapso de tiempo.

Si sabe que está respetando una estrategia y lo que hará en caso de que la misma no funcione como preveía, entonces esa inquietud desaparecerá.

Reemplace la duda de sí mismo por la confianza en lo que cree, estoy seguro que de esa manera se sentirá más cómodo y seguro con sus inversiones.

Dicen que “una buena estrategia funciona mejor cuando se usa”, y cuanto más la use, más confianza tendrá, lo que lo hará mucho más propenso a seguir usándola.

Y créame que esa es la receta del éxito. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>